Solo de nuestro amor quedaba el sexo

Solo de nuestro amor quedaba el sexo,
solo de las caricias quedaban besos,
solo de nuestros labios quedó costumbre,
porque a nuestra llama le faltaba lumbre,

Solo de tus ojos quedó fulgor,
de nuestro sudor quedó nuestro aroma,
solo del sexo queda la pasión,
y de nuestros labios quedó el sabor,
de un amor oxidado por el tiempo,

Solo de mis ilusiones queda el recuerdo,
y del deseo solo tu ser,
quedando marcada por experiencias,
las cuales no quieren desaparecer,

No obstante, eres la niña que un día,
me enamoró perdidamente sin pensarlo,
de quién ilusiones tenía,
de vernos frente al altar,
profesandonos amor eternamente,

al fundir nuestras vidas y el destino,
nos guiara de su mano en el camino,
de la vida y la muerte en nuestro tiempo.

Y estar tomados de la mano siempre,
mojando nuestros sueños bajo estrellas,
profesando amor en sabanas de arena,
cubriéndonos el cielo con su manto,
de magia infinita y nos envuelve,
en nuestra burbuja de amor indeleble.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.