El Destino de Esos Otros

Desangráranse sus cuerpos,
indefensos por gangrena,
recorriendo recovecos,
infectando sus tejidos,
 
Sus venas vacías, llenas de nada,
pues nunca tuvieron sangre,
terminarán por secarse,
al sol del olvido vil,
en una fosa común,
 
Sus ojos vidriosos,
se vaciarán en la tierra,
quitándoles la visión,
la que nunca utilizaron,
para observar,
 
Sus genitales sin vida,
al igual su corazón,
son argumentos vacíos,
pues les faltaron cojones,
para aceptar la verdad,
 
Verdad que incinera sus entrañas,
y les hace arder sus ojos,
por la obviedad,
 
Arderán en la hoguera,
de la conciencia que no tuvieron,
la que otros si tendrán,
para juzgar su actuación,
 
Aquello no será en vida,
tal vez, en el otro plano,
ese juicio llegará,
será su tormento eterno.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.