Huérfano de amor

Se apagó el amor que sentía por ti,
cuando sentí que eras la vida,
que complementaría la mía,
decidiste irte,

Se durmió el corazón que latía por ti,
que vivía por ti, o desvivía…
quien deseaba una vida junto a ti,
hoy es indiferente a tu cariño,
hoy mira con desdén lo que algún día,
pudo haber sido la razón de sus latidos,

La llama del amor que ardía,
la extinguiste una mañana de abril,
enviando un emisario,

No tuviste el coraje,
de espetármelo en la cara,
decir a los cuatro vientos,
que ya tu amor por mi,
no existía en tu alma,

No tuviste valentía,
como tantas otras veces,
cuando la ira estaba superpuesta,
al amor que profesabas,
y decías maldiciones por la boca,

No fuiste lo suficiente,
no quisiste darte cuenta,
a la altura no estuviste,
del compromiso de amarnos,

Y sólo optaste por marcharte,
de una forma cobarde y cruel,
ruin manera de recoger tus pasos,
vil artilugio para volverte,
y dejar huérfano de amor,
a un corazón que latía por ti.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.