Indeleble

Cuando en la penumbra,
de una helada noche,
me invade la angustia,
de saberme sin ti,

Mi corazón impetuoso late,
vibrando acelerado,
y mi ser entre sudores,
tiembla al saber,
que no tengo tus latidos,
ni me envuelve tu calor,

Debilita mis sentidos,
el no saberte aquí,
dos cuerpos entrelazados,
con mis brazos cobijando,
tu cuerpo, calor tierno,
que nos damos,

Y por la angustia que nace
en lo más hondo de mí
por la desazón que siento
sin sentirme junto a ti

Pienso en ti,
en el amor que nos envuelve,
pasión que nuestra alma siente,
sentimiento que trasciende,
el tiempo y el frío invierno,

Pienso en ti,
mirada que me embelesa,
que en la distancia me besa,
y mantiene mi alma,
unida a ti,

con el lazo indivisible de nuestro amor,
invisible para los mortales,
que pasa fronteras, muros y barreras,
y mantiene unidas dos almas amantes,

Profesándose un amor que vuela,
vuela alto y sueña,
sueña grande y crece,
crece más, se fortalece,
por la convicción,
de saber que nuestro amor,
es una obra de arte hermosa,
dibujada con las mieles,
de un sentimiento indeleble.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.