Me Robaste…

Secuestraste mi corazón enamorado,
te adueñaste de él irremediablemente,
lo tomaste para ti y no lo has devuelto,
eres mi musa, mi amor, mi dueña, mi todo.

Tatuaste tu nombre en mis latidos,
sellaste tu ser en mis sentidos,
besaste mis labios, sabor dulce,
néctar que alimenta, amor trasluce,
de tu alma eterna que envenena,
mis ojos de tu amor que me condena,
a amarte eternamente en el silencio,
en lo eterno estarte amando,
tiernamente hasta morir.

Tus ojos y los míos son la luz del universo,
somos el amor idealizado que soñamos
somos un amor eterno y se consume,
en el fuego infinito de tu alma,
que me quema y envenena,
amándome eternamente,
en silencio de tus labios,
en el puerto terciopelo,
de tus brazos cobijando,
el sueño eterno de mis ojos.

Musa, sentimientos infinitos,
que siente mi corazón puro,
conjuro que me ha hechizado,
y me embrujó para siempre
como si un encanto se tratase,
me llamaste a ser tu esclavo,
esclavo de amor eterno,
profesando eternamente
un sentimiento infinito,
dentro de una burbuja
que permanecerá intacta,
amor puro, eterno y dulce,
amor indivisible que brillando
estará en el universo,
junto a nuestras almas blancas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.