Valientes

Siento desfallecer sin tu sonrisa,
necesito tu piel y tus caricias,
necesito tus manos que me envician,
sentir tu piel en mi, una delicia,

La eternidad es el destino, nuestro amor,
que nació desde niños entre tu y yo,
en lo eterno ha de estar un sentimiento,
que profesamos tu y yo en nuestros besos,

Cuidarte es mi misión, siempre de tu mano,
caminar por el sendero de la vida, estar,
sintiendo tu amor en nuestro cielo y dar,
a tu alma, mi amor puro que profeso en nuestro lar,
nuestro infinito, donde nadie nos ha de alcanzar,

Allá donde todo es posible,
dónde tu cuerpo y el mío se funden,
somos invencibles,
dónde nuestras almas se unen,
siendo libres,
De amarnos profundamente,
en nuestro universo,

Siendo tú, mi inspiración, mi poesía y mi canción,
siendo tú, mi musa, ternura, mi amor,
siendo con quién quiero mis días pasar,
de la mano siempre caminar,
siempre contigo de placer vibrar,
y estar hasta nuestro atardecer unidos,

Con la valentía de haber superado el tiempo,
que el viento no se haya llevado,
lo dicho aquella vez de nuestros labios,
estemos siempre juntos, profesándonos amor,
no en vano, pues lo nuestro es lo más grande,
que tenemos en nuestras manos,

y lo hemos de cuidar celosamente,
para mantener la llama viva, vigente,
son nuestras miradas de fuego ardiente,
el amor que profesan nuestras almas,

Que vibrarán en la eternidad,
destino de un amor que nació en la infancia,
y en lo eterno hemos de estar,
profesando profundo amor en nuestro lar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.